Cómo limpiar y reparar correctamente la transmisión de tu bicicleta

El buen funcionamiento de la transmisión de tu bicicleta dependerá principalmente del cuidado y mantenimiento que le hagas. Hacer mantenimientos preventivos y limpiezas periódicas a nuestra transmisión evitará que la cadena se rompa y que los platos y el casete se dañen.

 

Por eso, queremos compartir contigo una serie de consejos preventivos para que establezcas un control del desgaste de tu transmisión y sepas en qué momento debes comenzar tus labores básicas de mecánica y limpieza.

Pero antes de comenzar con los tips, lo mejor será tener claro cuáles son los elementos que componen la transmisión de una bicicleta. Es muy común que muchos pedalistas aficionados que recién comienzan a practicar ciclismo no tengan claro los elementos mecánicos que componen su máquina.

¡Pero tranquilo! Esto es más común de lo que crees, así que comencemos a identificar las partes que conforman tu transmisión.

 

Así se componen una transmisión de una bicicleta

 

Son cuatro los elementos que componen la transmisión de una bicicleta: platos, casete, roldanas y cadena.

Estos elementos de transmisión son el equivalente a un kit de arrastre en las motocicletas. Por eso, debemos tener muy claro que estas cuatro partes pueden sufrir un desgaste progresivo.

 

 

A pesar de que cada parte sufre un desgaste independiente, es muy importante que sepas que un buen desempeño en la cadencia y un buen uso de los cambios harán que los daños que pueda sufrir nuestra transmisión sean mucho más demorados.

Si tu cadena se daña hará que los platos, el casete y las roldanas no funcionen adecuadamente. Una cadena desgastada o con eslabones muy estirados puede provocar daños en los dientes de los platos y casetes.

Por eso, deberás mantener tu cadena a tope para evitar posibles daños en las demás partes de la transmisión.

Algunos mecánicos expertos en bicis recomiendan a los ciclistas aficionados reemplazar su cadena vieja por una nueva cada 2 mil kilómetros de pedaleo. Sin embargo, esta cifra podría variar según el uso que le des a tu bicicleta y la limpieza que conserve tu máquina.

Si bien cada 2 mil kilómetros no haya necesidad de cambiar la cadena, si puedes llevarla a un taller para que verifiquen su estado. Los mecánicos utilizan una herramienta conocida como útil o calibrador de cadena que lo que hace es determinar el desgaste y el estiramiento excesivo en los eslabones. Según los valores que arroje el útil se recomendará o no cambiar la cadena y a su vez revisar el estado actual de platos y casete para mirar si ese estiramiento provocó daños en los dientes de ambas partes.

 

¿Cómo utilizar el calibrador de cadena para medir el desgate?

 

Imagen: mtbpro

 

Si por el contrario lo que quieres es adquirir un útil o calibrador de cadena y aprender a utilizarlo, aquí te enseñamos cómo.

El calibrador de cadena es una especie de paleta que tiene dos mediciones: una de 0,5 y otra de 0,75.

Utilizarla es muy sencillo: deberás introducir una de las puntas del extremo por uno de los huecos de la cadena e introducir el otro extremo en otro hueco. Si lo estás haciendo con la medida de 0,5 y el calibrador entra en los huecos sin ningún problema, lo que te esta queriendo decir el útil es que es el momento de estrenar cadena ya que la medida de 0,5 marca un desgaste.

Si decides hacerlo con la medida de 0,75 y ambos extremos entran sin ningún problema a los huecos de la cadena lo mejor será reemplazar inmediatamente tu vieja cadena por una nueva. De igual forma, deberás mirar el estado actual de tus platos y casetes porque muchas veces cuando alcanza esta medida puede que haya daños en estos dos elementos.

Esta sencilla técnica de medición de desgaste te ayudará no solo a saber en qué momento cambiar tu sistema de transmisión, sino a ahorrar mucho dinero debido a que un daño en el casete puede costarte muchísimo.

 

Recomendado: ¿Podemos morir de un paro cardíaco montando bicicleta?

 

Si por el contrario una de las partes no ingresa a los huecos de la cadena, querrá decir que aun tu sistema tiene vida útil y que podrás seguir pedaleando sin problemas.

Existen otros calibradores que solo vienen disponibles en medidas de 0,75 y 1.0, lo que quiere decir que, si lo mides a partir de estos valores, 0,75 indicará un cambio en la cadena, mientras que 1.0 te marcara un cambio no solo de cadena, sino posiblemente de platos y casete.

Recuerda que de nada sirve utilizar una cadena nueva cuando nuestros platos y casetes están muy desgastados. Por lo general, la cadena nueva tiende a zafarse en reiteradas ocasiones.

En el siguiente video podrás aprender a utilizar el calibrador de una manera mucho más práctica:

 

 

¿Cómo limpiar correctamente nuestra transmisión?

 

Si quieres prolongar la vida útil del sistema de transmisión de tu bici lo mejor será que empieces a lubricar y limpiar sus partes con mucha más frecuencia.

 

Imagen: todomountainbike

 

Podrás armarte de un balde con agua caliente, jabón y un cepillo para ir roseando la cadena y limpiándola con el cepillo a medida que el agua y el jabón caen sobre ella. Si quieres tener una mayor cobertura en la limpieza puedes ubicar tu cadena en el plato más grande y el piñón más pequeño, de esta manera la limpieza será mucho mayor.

Podrás extender tu limpieza a las bielas y los piñones para obtener un mejor aseo del sistema de transmisión.

 

Lea también: Campagnolo lanzó nuevo grupo de 12 velocidades para Ruta

 

Luego de limpiar con el agua y el jabón es el momento de eliminar los restos de grasa y suciedad que pudieron haber quedado entre las aberturas de los eslabones. Utiliza un desengrasante y con un cepillo da la vuelta completa a la cadena. Con un trapo limpia los restos de desengrasante que pudieron haber quedado.

Después toma un aceite especial para transmisiones de bicicletas y aplícalo a lo largo de la cadena. Recuerda que deberás hacer los respectivos cambios para que la cadena pase por todos los platos y piñones y así se complete el proceso de lubricación de la transmisión completa.

Si por el contrario no quieres hacer una limpieza tan manual y deseas profesionalizar tus técnicas de aseo, te recomendamos que utilices sistemas de limpieza como el creado por Park Tool que lo que hacen es que en su caja integran el desengrasante y cerdas que van eliminando las impurezas a medida que roza cada eslabón.

 

Sistema de limpieza Park Tool. Imagen: domenasportowa

 

Pide asesoría en tiendas de bici sobre los productos como desengrasantes y aceites lubricantes más recomendables del mercado. Existe muchos actualmente, pero lo mejor es que adquieras productos biodegradables para que puedas botarlos fácilmente cuando termines de hacer la limpieza a tu bici.

Sigue estos sencillos consejos para que tu transmisión luzca como nueva ¡A PEDALEAR!

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *