¿Adivinarías qué sucede cuando consumes alcohol luego de pedalear?

No es necesario ser un erudito o investigar durante años para saber que a veces los ciclistas y otras personas que hacen ejercicios que requieren esfuerzo físico, a menudo disfrutan de una cerveza luego de un entrenamiento fuerte… o incluso más de un par de cervezas.

 

Para lo que si es necesaria la ciencia, es para demostrar la conexión entre el ejercicio y la ingesta de alcohol, con las personas que más se ejercitan teniendo la necesidad de ingerir más cantidades de alcohol mientras que los que ejercitan menos suelen ser menos resistentes.

 

¿Qué son los electrolitos y cómo te ayudarán a rendir más sobre la bicicleta?

 

Existen muchas teorías al respecto. Con algunos estudios de animales se ha demostrado que el ejercicio puede causar una tolerancia cruzada con el alcohol, por lo cual se necesita más alcohol para sentir sus embates. Mientras que un par de cervezas después de una dura montada probablemente no arruinen tu recuperación, existen muchas razones para cerrar el grifo antes de que se convierta en una borrachera. Lo más recomendable en estos casos es combinar tu amor por la bicicleta y las bebidas alcohólicas en paseos más casuales que con actividades que requieren de toda tu habilidad ciclística.

La investigadora del Centro de Ejercicio y Nutrición de la Universidad Católica de Australia, Evelyn Parr, realizó un estudio sobre lo que le sucede a tu cuerpo cuando haces un viaje duro, aquí los resultados de dicho estudio:

 

 

 

 

Tu hígado está demasiado bombardeado para hacer su trabajo

 

Este es el órgano encargado de limpiar los subproductos metabólicos de una sesión de sudor duro. Tu hígado permanece en marcha durante mucho tiempo después de haber rodado en tu bicicleta y si entras a la barra y viertes un montón de etanol en tu cuerpo (hígado), algo tiene que resultar afectado y es generalmente tu proceso de recuperación, ya que la ingesta de alcohol parece frenar el típico proceso post ejercicio del hígado.

En vez de procesar el lactato y convertirlo en glucosa para reponer las reservas de glucógeno, el hígado está ocupado disparando las enzimas hidrogenadas para limpiar el alcohol que entra súbitamente para ponerlo a trabajar en sobre-marcha.

 

 

 

 

Tus músculos no pueden repararse correctamente

 

Los entrenamientos fuertes dañan las fibras musculares y la recuperación depende de ingerir una cantidad abundante de alimentos y líquidos para repararlos y hacerlos más fuertes. Si ingieres demasiado alcohol interfieres en este proceso regenerativo. Indica Parr que cuando se ingiere alcohol en grandes dosis, el cuerpo no suele ser tan eficiente en la fabricación de nuevas proteínas, componentes fundamentales del músculo incluso si has consumido las proteínas necesarias.

 

 

 

 

No vuelves tan fuerte a la siguiente sesión de bicicleta

 

Señala Parr, que la tasa de recuperación se deteriora por causa de los índices deteriorados de la síntesis de la proteína del músculo, causando una pérdida de fuerza en los músculos. Así que piensa dos veces la próxima vez que quieras ingerir alcohol después de un viaje duro ya que tendrás menos energía en tus pedales.

 

 

 

 

Te quedas deshidratado por mas tiempo

 

Al estar deshidratado se reduce el volumen de los niveles de plasma en la sangre, lo cual hace mucho más difícil que tus órganos funcionen mejor.

Para recuperarse completamente es necesario estar hidratado y el alcohol no le permite a tu organismo hidratarse correctamente, el efecto es todo lo contrario según lo que señala Parr: “Hay evidencia de que un porcentaje más alto de bebidas alcohólicas, puede afectar la rehidratación, potencialmente debido al efecto diurético del alcohol, aunque un porcentaje bajo de alcohol, como una cerveza ligera, puede no ser tan perjudicial”.

 

 

 

 

No pierdas tu buena linea de entrenamiento

 

A veces es la combinación del alcohol con una mala alimentación perjudica tu recuperación, ya que la nutrición inadecuada no estará aportando los suficientes carbohidratos necesarios para la síntesis del glucógeno.

Es más recomendable consumir un aperitivo y una bebida no alcohólica antes de comenzar con la ingesta de alcohol, de esta forma antes de irte de fiesta con los amigos, puedes adquirir los nutrientes que tu cuerpo necesita para recuperarse.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *