Dimitri de Fauw, el ciclista que nunca superó la pena moral y decidió suicidarse

Dimitri de Fauw, el ciclista que nunca superó la pena moral y decidió suicidarse

Dimitri de Fauw fue un ciclista profesional de ruta y pista, que con tan solo 28 años decidió dar fin a su vida, luego de haber causado sin intención un accidente que finalmente terminó con la vida de uno de sus compañeros.

 

Tal y como lo relatan algunos de sus compañeros de pista para Dimitri de Fauw la vida nunca volvió a ser la misma luego de ese fatal accidente, y su estado emocional no se recuperó después de haber causado la muerte de Isaac Gálvez y aunque contó con el apoyo de sus familiares, médicos expertos y sus compañeros, finalmente la depresión lo llevó a tomar la fatal decisión.

 

Un accidente que termino con dos vidas

 

Dimitri de Fauw, el ciclista que nunca superó la pena moral y decidió suicidarse

El joven que decidió terminar con su vida, hoy es recordado como uno de los mejores ciclistas de pista. Imagen El País.

 

Recomendado: El ciclismo esta de luto con la muerte de Andrés Arévalo

 

¿Cómo se produjo el accidente?

 

El 26 de noviembre de 2006 se estaba viviendo en todo su furor la fiesta deportiva en Bélgica, justo en la penúltima etapa de los Seis Días de Gante. Sin embargo, no todo fue felicidad y en un descuido el ciclista Dimitri de Fauw colisionó accidentalmente contra  Isaac Gálvez a unos 50 kilómetros por hora, el cual terminó chocando fuertemente contra una baranda, fracturándose varias costillas que alcanzaron su corazón y quedando inconsciente al instante.

Todo esto ocurrió frente a la mirada de cientos de asistentes, y aunque la competencia a los pocos minutos terminó y los servicios de emergencia lo reanimaron en el velódromo, lo más grave vendría camino al hospital. Finalmente, Isaac no resistió y dejó de respirar antes de llegar a un centro médico.

 

Las palabras del corredor

 

En la mente de Dimitri no pasaba algo diferente al accidente que había causado, y al día siguiente expresó a los medios de comunicación las siguientes palabras: «Emocionalmente soy una ruina. Todo el mundo habla de un accidente, pero las consecuencias son dramáticas y mi nombre sale en todas partes».

«¿Cómo voy a superar esto? Lo voy a cargar conmigo para el resto de mi vida. Espero que el tiempo pueda suavizar las heridas».

 

Sus compañeros también fueron su apoyo

 

Aunque sus compañeros hicieron todo lo posible para convertirse en una red de apoyo para el joven corredor, no fue suficiente, y se notaba cada vez más distraído conforme pasaban los días, de hecho uno de sus compañeros Joan Llaneras, expresó las siguientes palabras a los medios de comunicación: «Todos sabíamos que tenía problemas, por eso todos nos propusimos ayudarlo. La norma era que siempre que estuviéramos con él debíamos animarlo, no dejarle aislarse en su culpa. Yo mismo le dije varias veces que no había tenido ninguna culpa…».

 

La investigación lo declaró inocente

 

Según las investigaciones y el análisis de los videos e imágenes, la fiscalía absolvió de toda culpa al ciclista belga, considerando que todo había sido producto de un accidente. Sin embargo, el único que lo acusaría de culpable sería él mismo, para luego de tres años terminar con su vida el 6 de noviembre de 2009.

En la mente de todos siempre quedará este fatal caso, en el que el accidente no solo terminó con la vida del joven corredor Isaac Gálvez, sino con las ganas de seguir viviendo del joven promesa del ciclismo Dimitri de Fauw.

 

La imagen de cabezote es cortesía de: Libertad Digital.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.