Efecto Shimmy, un peligro latente para el ciclista

Efecto Shimmy, un peligro latente para el ciclista

No es extraño en algunos casos, percibir vibraciones que se transfieren hasta el manillar y que pueden incluso hacernos perder maniobrabilidad, esto justamente es lo que se le denomina efecto Shimmy y en esta entrada te hablaremos más a profundidad de ello.

 

Speed Wobble o Shimmy, son dos de los nombres con los que se le denomina a esas molestas vibraciones, que puede percibir un ciclista cuando va en marcha a altas velocidades y siente que por más esfuerzo que realice su máquina no responde. Esto sucede por las tensiones que se crean a partir de la fuerza giroscópica de la rueda delantera, es decir, la fuerza que hace que ella rote sobre sí misma y se equilibre en un eje de simetría distinto al de rotación.

 

Recomendado: RUTA: 5 errores que deberías evitar al afrontar un descenso

 

Asegúrate de realizar tus trayectos en una bici bien configurada y evita los accidentes en la ruta

 

Efecto Shimmy, un peligro latente para el ciclista

Cuida tu integridad, la de tus compañeros y la de los conductores con los cuales compartes en la vía. Imagen: La Unión Digital.

 

Pero…¿Por qué sucede el efecto Shimmy?

 

Comenzaremos por mencionar, que dicho efecto también ocurre en motocicletas, los monopatines, carritos de ruedas etc. pero en las bicicletas se produce cuando las turbulencias, alcanzan altas frecuencias y son traspasadas a la horquilla, luego al cuadro y finalmente al manillar.

Sin embargo, lo realmente peligroso es cuando dichas vibraciones sobrepasan el límite y se convierten en un riesgo de caída o accidente, y pueden ocurrir por distintas causas, entre ellas se encuentran:

 

  • Rodar por un terreno inestable
  • turbulencias aerodinámicas
  • cambios repentinos de posición del ciclista.
  • Los materiales en los que se fabrique el cuadro
  • mala configuración de la bicicleta.
  • Mal estado de algunas zonas de la máquina.

 

¿Cuándo se alcanza una mayor probabilidad de tener el efecto Shimmy?

 

Como lo hemos mencionado en entradas anteriores, existen diferentes materiales con los cuales se fabrican los cuadros de bicicleta, aluminio, titanio, carbono y es justamente el último de ellos, el material que absorbe más eficientemente las vibraciones del terreno.

Otro de los aspectos importantes es el tipo de bicicleta, pues las de modalidades de montaña vienen equipadas con suspensiones que contribuyen a controlar las oscilaciones del camino, mucho antes de que lleguen a afectar la estabilidad del ciclista, por eso el efecto Shimmy suele darse con mayor frecuencia en bicicletas diseñadas para la ruta.

Con lo anterior, no queremos decir que todas las bicicletas de ruta, tengan este efecto, pues una máquina que tenga su par de ruedas alineadas, en buen estado, con presión adecuada y con una correcta configuración de sus diferentes zonas, disminuirá el riesgo de experimentar el efecto Speed Wobble.

 

Algunos trucos para disminuir el efecto

 

En caminos con muchas curvas, puede ser un poco más complicado. Sin embargo, bastará con disminuir la velocidad gradualmente, utilizando el freno de la rueda trasera, sujetar con firmeza el manillar y juntar tus rodillas abrazando el tubo superior. Esto hará que la vibración merme y puedas recuperar nuevamente el control de tu bicicleta.

Asegúrate de tener una máquina correctamente configurada y no te arriesgues a afectar tu integridad física.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.