¿Por qué debes evitar que tu sudor caiga sobre el cuadro de la bicicleta?

¿Por qué debes evitar que tu sudor caiga sobre el cuadro de la bicicleta?

El sudor es un fluido corporal que puede resultar corrosivo para algunas partes de la bicicleta, una de ellas es el cuadro o marco el cual está directamente expuesto a estos líquidos sea porque se filtre en las uniones o porque se aloje directamente en la superficie de los tubos.

 

Cuando salimos a ruta nuestro cuerpo comienza a regular la temperatura interna por medio del sudor, esta sustancia se segrega en mayor proporción en las manos, axilas, cuello y cabeza, normalmente resulta inevitable que algunas gotas caigan sobre la superficie del marco sobre todo cuando rodamos a altas temperaturas.

Este tipo de fluido está compuesto principalmente por agua y sales y es justo por este último componente que puede resultar dañino para la superficie del marco.

 

El sudor puede dañar la apariencia estética de tu bicicleta

 

¿Por qué debes evitar que tu sudor caiga sobre el cuadro de la bicicleta?

 

Recomendado: 5 consejos para proteger la pintura del marco de tu bicicleta

 

La sal es una sustancia corrosiva que oxida los metales, razón por la cual las bicicletas fabricadas a partir de acero tienden a ser más vulnerables a este efecto y necesitan un mayor cuidado, así como los marcos fabricados a partir de aluminio. Aunque estos dos tipos de cuadros vienen protegidos con procesos de pintura anticorrosiva o galvanizados esto puede no ser suficiente cuando no hay una buena higiene de la bicicleta. Se debe tener en cuenta que en el caso de los marcos de carbono este efecto no se da porque es una fibra sintética y no un metal como los casos mencionados.

Pero en el acero y el aluminio la humedad penetra en el interior de los tubos y termina por modificar la estructura, lo que posteriormente conlleva a un cambio de color, desprendimiento de la pintura, perdida de brillo o aparición de óxido en la superficie del marco.

Sin embargo, cuando las sales producidas por el sudor se alojan durante mucho tiempo en las superficies puede traer no solo consecuencias estéticas sino funcionales, ya que,  cuando el acero y el aluminio se corroen cambian las características internas del material y tiende a debilitarse, lo que sumado a una mala higiene en la bicicleta y mal cuidado de ella puede comprometer partes importantes del cuadro aumentando el riesgo de un accidente, y disminuyendo su vida util.

No obstante, existen maneras muy efectivas de mantener lejos este tipo de fluidos de la superficie del marco de nuestra bici.

 

Primera

La manera más útil es un aseo adecuado, es importante que después de cada ruta limpies los tubos de la bicicleta con un trapo ligeramente húmedo y cuando han pasado algunas rutas lavarla completamente.

 

Segunda

Otra de las maneras más recomendadas para mantener lejos el efecto corrosivo es utilizar pañoletas en la cabeza, este tipo de accesorios vienen fabricados en materiales frescos, livianos y absorbentes lo que impedirá que las gotas de sudor caigan a la superficie del cuadro.

 

Tercera

Elementos como los protectores de sudor para marcos, son también muy apropiados para entrenar en casa con rodillos, debido que, además de prácticos vienen en materiales absorbentes que en la mayoría de los casos se instalan de manera muy sencilla entre la base del sillín y el manubrio.

Por último, no olvides cuidar tu compañera de rutas y aventuras de todos esos factores que pueden disminuir su vida útil, evita dejarla a la intemperie o en lugares expuestos a altas temperaturas, recuerda que de ti depende conservarla y cuidarla.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *