5 problemas mecánicos que puedes evitar ajustando los cambios

5 problemas mecánicos que puedes evitar ajustando los cambios

Los cambios o velocidades de una bicicleta son uno de los conjuntos más importantes, ya que permiten pedalear eficientemente bajo diferentes condiciones y minimizar el esfuerzo del corredor. Por lo anterior, su buen funcionamiento dependerá del cuidado, ajuste y mantenimiento que se les realice.

 

Como es bien sabido, en general todas las zonas de la bicicleta sufren un desgaste independiente. Sin embargo, debemos tener en cuenta que un buen desempeño en la cadencia y un buen uso de los cambios harán que los daños que pueda sufrir nuestra transmisión sean mucho más demorados.

 

Una revisión a tiempo de los distintos componentes de tu máquina hará que disfrutes tus aventuras de forma segura

 

5 problemas mecánicos que puedes evitar ajustando los cambios

Una transmisión en buen estado y bien cuidada, permite que la cadencia se sienta cómoda, suave y de paso evite dolores, lesiones o en el peor de los casos un accidente. Imagen: Tuvalum.

 

Recomendado: ¿Cómo saber si es hora de cambiar el/los platos de tu bicicleta?

 

Teniendo presente lo anterior, te presentamos algunos problemas habituales que puedes tener con los cambios de tu bicicleta y sus posibles soluciones.

 

1. Cruce de cadena

 

Sucede en el momento que combinas plato grande con piñón grande o plato pequeño con piñón pequeño, estos ajustes suelen denominarse combinaciones negativas, ya que la cadena comienza a experimentar grandes esfuerzos que conducen a consecuencias como: disminución de la vida útil, roce con el descarrilador delantero, ruidos molestos o su caída cuando se acciona otro cambio.

 

2. Uña o puntera del cambio doblada

 

Aunque no se considera que ocurra específicamente por una mala utilización de los cambios, sí que repercute directamente en el desempeño de los mismos. 

Esta pequeña pieza de metal que une la tijera superior e inferior del cuadro con el desviador trasero, suele doblarse cuando dejamos la bicicleta apoyada sobre el piso o una pared del lado del cambio trasero, cuando se producen fuertes golpes o cuando la dejamos caer, lo que puede causar que los cambios de la bici trabajen muy forzados o que las roldanas golpeen los radios a tal punto de causar daños mayores.

Para enderezarla, bastará con desmontar el cambio trasero y utilizar un alineador de puntilla o puntera, si tienes algo de experiencia puedes repararla tú mismo, o acudir a tu mecánico de confianza para este tipo de maniobras.

 

3. Salida de la cadena

 

Puede ocurrir por la falta de tensión de los tornillos H y L o también conocidos como topes, se ubican en los desviadores traseros y se encargan de limitar el movimiento del cambio y evitar que la cadena se salga del piñón pequeño y grande.

 

  • El tornillo que indica la letra H,  limita el movimiento de la cadena para que no se salga del piñón pequeño, la letra hace referencia a la palabra High Speed, que significa alta velocidad.

 

  • Mientras el tornillo marcado con la letra L cumple la función de evitar que la cadena se salga del piñón más grande, y que se atranque con los radios de la rueda, la letra hace referencia a la palabra Low Speed, que significa baja velocidad.

 

4. Cables y fundas en mal estado

 

Es común que se muevan, se deterioren, se doblen o que estén sucias de polvo o barro e impidan que el sistema funcione correctamente, puedes mover las superficies de las cubiertas y asegurarte de que se deslicen sin ningún tipo de fricción. De lo contrario, cambia las fundas o si es del caso los cables y garantiza mayor sensibilidad en el sistema.

 

5. Desgaste prematuro de los dientes del cassette

 

Esto puede responder a varias causas, entre ellas utilizar una cadena desgastada y ejercer demasiada presión en los cambios en subida. Centrándonos en el primer aspecto se recomienda cada dos cambios de cadena, cambiar el cassette, antes de que una cadenilla en malas condiciones termine por dañar componentes mucho más costosos. 

Siguiendo con el segundo aspecto, en el momento en que estamos en una pendiente es necesario que dejemos de ejercer presión sobre el pedal para realizar el cambio, así evitaremos que la cadena se pueda reventar, se genere una tensión y se vayan desgastando los dientes del cassette.

Evita estas dificultades, conoce tu caballito de acero y sácale el máximo provecho a los cambios de tu máquina.

 

¡A DISFRUTAR!

 

La imagen de cabezote es cortesía de: Brújula Bike.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *