¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando el ángulo del sillín no es el adecuado?

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando el sillín no esta totalmente plano?

El ángulo de la silla, conocido también con el nombre de ajuste longitudinal del sillín, es una de las configuraciones más importantes de la bicicleta.

 

Cuando no tenemos la experiencia suficiente para realizar los ajustes adecuados, es muy común que salgamos a rodar con un asiento mal posicionado o torcido, lo que puede afectar la comodidad sobre la bici y aumentar el riesgo de sufrir dolores y lesiones no solo en las piernas y rodillas sino también en la zona de la pelvis y la espalda.

Aparte de la altura del sillín, que se puede calcular fácilmente partiendo de la distancia que hay entre el suelo y la entrepierna, el ángulo de la silla o ajuste longitudinal del asiento es otra de las medidas claves que influyen directamente sobre nuestro rendimiento y comodidad.

 

Hazlo tú mismo en casa con este accesorio

 

Ajuste longitudinal del sillín.

Lo que ves en la imagen es un instrumento conocido con el nombre de nivel, el cual sirve para calcular la posición horizontal de diferentes objetos. Imagen: MTB Pro

 

Recomendado: ¿Cuál es el sillín más adecuado para ti?, descúbrelo en este test de PRO

 

Los expertos en biomecánica recomiendan a todos los aficionados y ciclistas principiantes llevar el sillín lo más recto posible (posición completamente plana), ya que una punta con una ligera caída hacia abajo o apuntando hacia arriba puede llegar a afectar nuestro nivel físico y a generar dolores y lesiones sobre zonas como las manos, las muñecas, pelvis, rodillas y espalda.

 

Sillín apuntando hacia abajo

 

Un asiento de bicicleta con una punta ligeramente caída hacia abajo va a hacer que nuestro cuerpo tienda a desplazarse hacia adelante, lo que sin duda alguna terminará incrementando la carga en brazos y muñecas. Esa tensión puede llegar a generar sensaciones de hormigueo y adormecimiento, dolores y en algunos casos lesiones.

Cuando la silla apunta hacia abajo el ciclista se va a ver obligado a hacer fuerza con sus brazos para volver hacia atrás y evitar así que el cuerpo se siga desplazando hacia adelante. Ese movimiento repetitivo también puede llegar a generar cargas y molestias en la parte de los hombros y cuello.

Si estás empezando a montar en bici debes procurar llevar la silla lo más nivelada posible para evitar este tipo de problemas.

 

Sillín con punta elevada

 

En el caso contrario, un sillín con una ligera inclinación hacia arriba también afectará el rendimiento de los ciclistas. Esta es una posición incorrecta porque hace que el cuerpo se deslice hacia atrás, lo que puede resultar desfavorable para modalidades en donde es necesario superar obstáculos cuesta arriba como el XC o el Trail. Además generará una mayor carga en la zona de los isquiones, lo que hará que te sientas más incomodo en viajes de larga duración.

 

Sillín plano

 

Configurar un asiento completamente plano es lo ideal, ya que esta posición es la que garantizará mayor comodidad, mejor distribución del peso en el asiento y un apoyo óseo adecuado, reduciendo así las probabilidades de experimentar sensaciones de dolor y molestias en la zona de la pelvis.

 

¿Cómo realizar un buen ajuste longitudinal?

 

Para alcanzar un grado de inclinación perfecto es necesario utilizar un instrumento de medición como el nivel, el cual te permitirá calcular y determinar la horizontalidad de tu sillín. Debes ubicarlo sobre la superficie del asiento e ir variando su posición hasta que la burbuja de agua que hay al interior del nivel se ubique en la mitad indicando que el asiento está totalmente plano. Si la bolita se sale de las dos marcas que determinan la horizontalidad, es necesario corregir en ángulo del sillín hasta que quede completamente plano.

En sillas que cuentan con curvaturas y profundidades o que tienen un diseño con hendiduras o huecos en la mitad es necesario ubicar un objeto plano encima y luego poner sobre esa base el nivel para calcular el ajuste longitudinal.

También puedes utilizar niveles digitales descargándolos directamente desde la Play Store de tu celular. Si quieres aprender a hacer el proceso completo, haz clic aquí.

 

¿Hay excepciones?

 

Ten en cuenta que muchos ciclistas de carretera y de montaña prefieren llevar el sillín unos cuantos grados inclinado hacia abajo. Y no está mal desde que sean pocos milímetros. Lo que pasa es que esos deportistas tienen más experiencia y saben muy bien cómo variar la posición del asiento de acuerdo con sus sensaciones y el tipo de disciplina que practican. Además, muchos de ellos cuentan con la asesoría de personal capacitado en temas de configuración de bicicletas.

Pese a esto, la recomendación general de los expertos en biomecánica es que todos los aficionados y principiantes mantengan un ajuste plano ya que una variación injustificada podría afectar el rendimiento e incidir negativamente sobre el cuerpo.

Esperamos que estos consejos te sean útiles y que tú mismo configures el ángulo del sillín directamente desde tu casa con la ayuda de un nivel. Es un procedimiento fácil y rápido.

 

 

 

La imagen de cabezote es cortesía de Biciclub. 
Comentarios

2 respuestas a “¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando el sillín no esta totalmente plano?”

  1. Oscar fleitas... dice:

    Muy bien explicado …gracias x la información!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *