Esto le sucedería a tu cuerpo si corrieras un Tour de Francia

Los científicos del ejercicio han declarado el Tour de Francia, como  la carrera de resistencia más dura en el mundo por una razón: a todo el mundo le da muy duro de comienzo a fin.  
Competir en el Tour de Francia significa montar más de 3.200 kilómetros en 21 etapas, lo que es un esfuerzo grande hasta para los ciclistas más aptos. Aquí les daremos una instantánea de cómo los cuerpos de los ciclistas cambian cuando terminan esta carrera: Tour de Francia.

 

Hormonas del estrés

 

La producción de hormonas del estrés como el cortisol se eleva casi por completo, dice el entrenador e investigador pro-ciclista de larga data, Iñigo San Millán, PhD, director del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio y Desempeño Humano en Boulder, Colorado.

“La primera semana es la más dura, los nervios se apoderan de ti. Es intensa y estresante, y los ciclistas no duermen muy bien “, dice. Todo esto eleva sus niveles de cortisol hacia el techo. A menos que sean capaces de relajarse y recuperarse durante la primera semana, las hormonas de estrés los hará catabolizar rápidamente. (es decir, su tejido muscular se descompone), lo cual es una mala noticia porque necesitarán cada onza de músculo para terminar las tres semanas del Tour.

 

ciclista cuerpo tour de france

 

Los músculos se rompen

 

El daño muscular inducido por el ejercicio es a veces el rostro de todos los Touristas, dice San Millán. ¨Aunque muchos pasan la primera semana bastante bien, con el tiempo muchos catabolizan cuando se dirigen a las montañas”, dice. Mientras que en la primera semana los cicilistas pueden quemar sólo de 3 a 5 por ciento de las reservas de proteínas (es decir, sus músculos) para alimentar sus esfuerzos, dice, en la última semana es probable que quemen hasta 15 a 20 por ciento a medida que sus músculos se convierten cada vez más dañados, catabólicos y menos capaces de almacenar y suministrar glucógeno.

 

tour de francia cuerpo ciclista

 

La capacidad de almacenamiento del glucógeno disminuye

 

Acerca del glucógeno: A pesar de comer dietas compuestas aproximadamente de 75 a 80 por ciento de carbohidratos, San Millán dice: “con un enorme 25% de calorías (o 2.000 calorías de los 6.000 a 9.000 que están comiendo cada día) proviniendo de los azúcares simples, los cicilistas del Tour tienen dificultades para mantenerse al día con sus necesidades de combustible a mediados del Tour.
“Han sufrido tanto daño muscular, sus músculos ya no tienen la misma capacidad de almacenarlo”, dice.

 

Caída de niveles de hemoglobina

 

Producimos alrededor de 200 mil millones de glóbulos rojos cada día cuando no estamos desesperadamente colgando del pelotón en la vuelta hasta Alpe d’Huez. Durante el Tour, la sangre de los atletas simplemente no puede mantenerse al día con la destrucción masiva de glóbulos rojos que se vive en cada día de competencia.

 

Relacionado: La profesora Elisa Lapenta, comparte su conocimiento en entrenamiento ciclista. 

 

“La capacidad de transporte de oxígeno de los ciclistas medida por su concentración de hemoglobina disminuye de unos 15 o 14 gramos por decilitro al inicio [del Tour] a 12 a 13 gramos por decilitro en el momento en que cruzan la línea de meta en París, “Dice San Millán. Esto no sólo los hace pseudo anémicos, sino que también perjudica a su sistema inmunológico, por lo que son más vulnerables a enfermar a medida que el Tour transcurre.

 

cuerpo ciclista tour de france

 

Los radicales libres aumentan

 

A los atletas de hoy en día generalmente no se les aconseja tomar suplementos antioxidantes, ya que sabemos que estas pastillas realmente interfieren con importantes adaptaciones de entrenamiento -como la habilidad de su cuerpo para generar sus propios antioxidantes naturales- y puede conducir a una mala carrera en vez de mejorarla.

“Entre la segunda y la tercera semana el cuerpo comienza a perder su capacidad de producir suficientes antioxidantes para mantenerse al día con el ataque de seis horas de radicales libres”, dice, lo que también impide la inmunidad. En este caso, algunos suplementos antioxidantes pueden ser recomendados.

 

Disminución de la frecuencia cardíaca

 

Durante la primera semana de la carrera, los ciclistas pueden llegar a su ritmo cardíaco máximo sin ningún problema. Especialmente durante los primeros tres a cinco días, mirarán abajo y verán 190 pulsaciones por minuto (ppm), o así y sentirse impresionados.

Durante la última semana, sin embargo, pueden emocionarse al ver números de 160 a 170 ppm, dice San Millán. Un ritmo cardíaco máximo más bajo significa que el corazón no puede batir lo suficientemente rápido para mantenerse al día con la carga de trabajo, resultando en una sobrecarga de ejercicio.

¡A pesar de todo, los corredores probablemente estarán muy emocionados de ver la línea de meta en los Campos Elíseos, por lo que finalmente pueden dar su corazón y el resto de sus cuerpos un merecido descanso!

 

 

Comentarios

Una respuesta a “Esto le sucedería a tu cuerpo si corrieras un Tour de Francia”

  1. Felipe Hernandez dice:

    Yo ando entre 290 y 300 ppm tengo 70 sños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *