Ciclismo y cigarrillo, una mezcla que podría ser mortal

La mala costumbre de prender un cigarrillo antes, en medio o después de una jornada de pedaleo puede resultar siendo una mezcla mortal para cualquier ciclista.

 

Si bien existen deportistas que acostumbran a llevar una vida de hábitos saludables, hay otros que tras recorrer varios kilómetros deciden celebrar con una cerveza y un cigarro.

El viejo vicio del tabaco se convierte en una dependencia que va destruyendo silenciosamente el sistema cardiovascular; el mismo que paradójicamente debería verse fortalecido por la práctica recurrente de un deporte aeróbico como lo es el ciclismo.

 

Recomendado: Guía rápida: cinco claves para afeitarse las piernas de manera segura

 

Prevenciones

Un enemigo silencioso del ciclismo. Imagen: eltiodelmazo

 

La mayoría de personas que fuman en la ruta creen que unos cuantos kilómetros son suficientes para sudar la nicotina y eliminar todas las sustancias cancerígenas que contiene un cigarrillo.

Sin embargo, la ignorancia en este tipo de temas puede salir muy cara debido a los riesgos de salud a los que se enfrentan todos los deportistas que acostumbran a mezclar el ciclismo y el tabaco.

Desmonta de tu cabeza el viejo mito de que puedes fumarte una cajetilla entera y estár tranquilo porque la vas a quemar toda haciendo ejercicio. La realidad es que este vicio reduce notablemente tu rendimiento sobre la bicicleta, acelera la aparición de enfermedades y se convierte en un veneno que poco a poco va apagando tu sistema cardiovascular.

A continuación, conoce algunos de los riesgos que puedes padecer si mezclas la nicotina con las dos ruedas:

 

El sistema cardiovascular, el primero que sufre

 

Todas las personas saben muy bien cuáles son los riesgos a los que se enfrentan si deciden tomar como un hábito el viejo vicio del cigarrillo. Más allá de las jornadas de sensibilización, este tipo de personas hacen caso omiso a las advertencias y fuman con total tranquilidad.

Pasa igual con los ciclistas fumadores, quienes aun conociendo las condiciones básicas para tener un buen nivel sobre la bici deciden prender los cigarros en la carretera.

 

Ciclismo y cigarrillo, una mezcla mortal

Fumar frecuentemente provoca serias afectaciones al sistema cardiovascular. Imagen: Ciclismo y Rendimiento

 

En definitiva, cuando se acostumbra a fumar sin control el primero que comienza a padecer los síntomas del nocivo humo es el sistema cardiovascular, el cual experimenta una reducción de la capacidad aeróbica.

El tabaquismo al ser un factor de riesgo genera un aumento de monóxido de carbono, que se traduce en una disminución del aporte de oxígeno al miocardio y en un aumento en los niveles de colesterol del pedalista afectado.

El portal Ciclismo a Fondo reseñó otra serie de problemas relacionados con el consumo del cigarrillo en medio de la actividad ciclística:

 

  • -Dificultad para captar oxígeno por parte de los alvéolos (en los alvéolos se desarrolla el intercambio de gases entre el aire que se inhaló y la sangre).
  • -Disminución de oxígeno a nivel muscular por mal intercambio gaseoso a nivel pulmonar.
  • -Vasoconstricción arterial que provoca una disminución de oxígeno a nivel muscular.

 

Aumento en la frecuencia cardíaca

 

Ciclismo

Niveles cardíacos en alza. Imagen:

 

Los jinetes fumadores registran un peligroso aumento en sus niveles de frecuencia cardíaca. Los expertos aseguran que una vez se enciende un cigarrillo antes de comenzar a pedalear, el ciclista experimenta un aumento extra de diez pulsaciones por minuto.

La aceleración del ritmo cardíaco puede provocar un alza de la presión arterial y reducir, a su vez, la cantidad de sangre que llega al corazón.

Los riesgos de fumar y pedalear son serios debido a la posibilidad que enfrenta cualquier fumador de padecer un ritmo cardíaco irregular. Si esto sucede, el ciclista podría experimentar la denominada arritmia cardíaca, en la cual el corazón podría llegar a registrar hasta 400 latidos por minuto (casos graves) y no bombear sangre con oxígeno al cuerpo de manera eficiente.

 

Fumadores, cuidado con las pendientes

 

En niveles de máxima exigencia como la subida a un puerto los ciclistas están en riesgo de sufrir los denominados broncoespasmos.

Un broncoespasmo es un síntoma adverso que se produce por un estrechamiento de los bronquios, disminuyendo así el espacio para que entre aire a los pulmones.

 

Lea también: 5 errores que cometen los ciclistas cuando van a comprar una bicicleta

 

Humo del cigarrillo

Las pendientes pueden poner en vilo tus deficiencias de salud. Imagen: planetatriatlon

 

Cuando esto sucede el cuerpo inmediatamente aumenta su frecuencia respiratoria y el pedalista hace mayor esfuerzo para compensar su falta de aire.

Nadie quisiera sentir que le falta el aire; por eso, si eres de los que fuma y pedalea no olvides que serás más propenso a sufrir estos síntomas de ahogo en las subidas.

 

Destrucción de los músculos

 

En los procesos de regeneración y recuperación muscular los fumadores llevan la peor parte.

 

Ciclismo y cigarrillo, una mezcla mortal

Evita que el cigarrillo afecte tus músculos. Imagen: Mundo Entrenamiento

 

Las vitaminas que aportan los alimentos que comemos en nuestras rutas favorecen la recuperación de los músculos afectados. Sin embargo, en los jinetes adictos al tabaco las vitaminas no tienen el efecto que ellos están esperando.

Esta condición se da porque la denominada vitamina B1, encargada de agilizar el proceso de recuperación muscular, pierde poder de asimilación debido a los efectos del cigarrillo.

En este orden de ideas, la recuperación de cualquier ciclista fumador se retrasa y la fase de catabolismo (destrucción muscular) aumenta como consecuencia de una molécula que contiene el tabaco y que degrada notablemente las zonas afectadas.

 

El cigarrillo desencadena más enfermedades

 

Tabaco y ciclismo

Trata de evitar mezclar el tabaco con el ciclismo. Imagen: MerKaBici

 

Los riesgos de padecer osteoporosis también se hacen presentes en esta compleja relación del tabaco y el ciclismo.

Esta enfermedad, que produce un desgaste en los huesos, puede salir a flote si hay una alteración en los niveles de calcio en el organismo. Precisamente el tabaco reduce la asimilación de la vitamina D, la cual es la encargada de absorber el calcio y mantener los huesos sólidos.

 

Adiós vitaminas

 

Pérdida de vitaminas

Los efectos de una buena alimentación se pierden por causa del tabaco. Imagen: as

 

El efecto de las vitaminas que ingerimos queda neutralizado cuando éstas se encuentran con el humo en el organismo.

Cada cigarrillo puede llegar a pulverizar hasta 25 mg de vitamina C, razón suficiente para experimentar una menor absorción de componentes como el hierro y para afectar la producción de glóbulos rojos los cuales se encargan de transportar el oxígeno desde los pulmones a varias partes del cuerpo.

De esta manera queda demostrado la incompatibilidad del tabaco y el ciclismo. Si eres de los jinetes que acostumbra a celebrar sus kilómetros recorridos con unos cuantos cigarros, ten presente que tu capacidad cardiovascular puede verse seriamente afectada.

En algunos casos, esta penosa combinación podría llegar a ser mortal.

No dudes en botar la cajetilla y comenzar a pedalear sin los cigarrillos.

 

 

 

Aviso sobre derechos de autor y propiedad intelectual: las imágenes que acompañan el articulo no son propiedad de Mundo Bici. Cada una de las fotografías especifica el lugar del cual fueron tomadas. La imagen de cabezote fue tomada de QuicotoBlog / La información presentada en el articulo toma como fuente el portal Ciclismo a Fondo
Comentarios

2 respuestas a “Ciclismo y cigarrillo, una mezcla que podría ser mortal”

  1. Di they dice:

    Y que hay de mezclar ciclismo con fumar hierba?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.