Agarra bien el manillar y evita lesiones en los nervios de tus manos

Cuando montamos en bici son muchas las partes de nuestro cuerpo que corren el riesgo de sufrir afectaciones físicas en caso de que no apliquemos una buena técnica. Una mala posición de nuestras manos sobre el manillar puede ocasionar continuas sensaciones de hormigueo o adormecimiento, lo que representa un riesgo para nuestro rendimiento como pedalistas.

 

¡Cuidado ciclista! Estos síntomas pueden estar comunicándonos que algo anda mal. Lo mejor será que revises la manera en que apoyas tus manos sobre el manillar de tu bici y comprobar si efectivamente lo estás haciendo bien.

Por eso, queremos compartir contigo algunas recomendaciones para que hagas un buen uso del manubrio y evites posibles complicaciones en los nervios y arterias de tus manos.

Lo primero que debemos tener claro es que siempre que salimos a montar bici nuestras manos, al estar permanentemente ubicadas sobre el manillar, pueden sufrir algún desgaste en su zona exterior, es decir en los nervios unlares o cubitales.

 

Lea también: ¿Te cuesta subir? seis consejos para ser un mejor escalador

 

Afectación de los nervios cubitales. Imagen: Mammoth

Afectación de los nervios cubitales de la zona exterior de la mano. Imagen: Mammoth

 

Esta afectación parece ser muy frecuente en ciclistas que apenas comienzan a interiorizar las técnicas necesarias para tener un buen desempeño físico.

Este problema se produce cuando el apoyo permanente de las manos sobre el manubrio tiende a ejercer una mayor presión en la zona exterior de las palmas, precisamente donde se ubican los nervios cubitales.

Ante este preocupante panorama lo mejor sería comprobar si la postura corporal que adquirimos cada vez que salimos a rodar sí es la adecuada.

En caso de que exista una mala posición podríamos inferir que la distribución del peso del cuerpo sobre la bici no es la correcta y que debido a esto gran parte de la fuerza se estaría concentrando en la zona de las manos lo que nos llevaría a identificar el problema de inmediato.

 

Procura que tu asiento mantenga un ajuste longitudinal. Imagen: maillotmag

Procura que tu asiento mantenga un ajuste longitudinal. Imagen: maillotmag

 

Ponte las pilas y revisa la posición del sillín. Cuando tu asiento tiene una posición inclinada tu cuerpo procurará siempre ir hacia adelante. Esta inclinación hace que tu peso se transmita hacia el manillar y que mucha de la fuerza que invertimos para pedalear se concentre en las manos ocasionando una presión excesiva.

Es muy importante que trates de ajustar tu asiento de una manera plana. Este ajuste longitudinal beneficiará la postura del cuerpo cuando vamos sentados, además liberará gran parte de la fuerza que se ejerce en zonas como la espalda y las manos.

 

Recomendado: Un ciclista resultó gravemente herido tras un brutal ataque de cinco perros

 

Algunos pedalistas expertos aconsejan que la altura del manillar esté a la misma altura del sillín, incluso 2 o 3 cm por debajo si apenas estás empezando a montar en bicicleta. Igualmente, primero deberías calcular la altura exacta del sillín. Te contamos cómo AQUI. 

Existen algunas técnicas complementarias que nos ayudarán a evitar las molestias en las manos.

El uso de puños en la zona de manubrio permite amortiguar el agarre reduciendo así la presión cuando sujetamos el manubrio.

Los acoples también son vitales para variar la posición de agarre y activar los músculos de esta zona.

 

Los acoples permiten una variación en el agarre. Imagen: Mammoth

Los acoples permiten una variación en el agarre. Imagen: Mammoth

 

Recuerda que también puedes utilizar guantes especiales para ciclista. La superficie de apoyo de estos elementos hace que se reduzca significativamente la posibilidad de adquirir problemas en las articulaciones.

Por último, es importante que ajustes el ángulo de las manoplas de frenos para que las manos adquieran una posición natural y no se produzcan sobreesfuerzos en las muñecas.

Para ir cómodos en nuestra bici lo esencial sería aplicar algunos consejos teóricos y procurar sentarnos de manera que el 60% del peso de nuestro cuerpo recaiga sobre el sillín y el 40% que falta sobre las manos.

Trata de seguir estos sencillos pasos y mejora el agarre del manillar de tu bici.

 

¡A PEDALEAR!

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *