Aprende a rodar con tu mascota

Cinco consejos para practicar ciclismo con tu mascota de manera segura y divertida

Si quieres que tu mascota sea tu acompañante en la próxima ruta debes tomar las precauciones necesarias para que el viaje sea seguro y divertido para ambos.

 

Montar en bicicleta con un perrito puede ser una de las experiencias más emocionantes y motivadoras para cualquier ciclista. Al igual que tú, a las mascotas también les gusta salir a conocer nuevos lugares, conquistar nuevos terrenos y hacer amigos fuera de casa y nada mejor que hacerlo que corriendo al ritmo de los pedales de su amo.

 

Aditamento para mascota

Imagen: El bunker

 

Recomendado: Los tapones del manillar pueden salvarte la vida en una caída, descubre por qué

 

Cada vez es más común que los deportistas lleven a sus perros a las ciclovías o rueden por los caminos más ‘brutales’ escoltados por su amigo de cuatro patas. Aunque hay muchos ciclistas que siempre han querido hacer aventuras con su canino, la mayoría prefieren dejarlos encerrados en casa porque piensan que llevarlos a correr a una carretera puede ser desgastante o peligroso.

La verdad es que un recorrido en bicicleta con la mascota puede convertirse en una experiencia muy divertida cuando se toman las precauciones adecuadas. Pon en práctica los siguientes consejos para que ruedes seguro con tu amigo perruno y le enseñes a disfrutar del ciclismo tanto como tú lo haces.

 

No sujetes el collar con tu mano ni lo ates al manillar

 

Uno de los errores más comunes que cometen los ciclistas cuando salen a montar con su mascota es amarrar la correa del animal al manubrio de la bici o engancharla en una de sus muñecas. Ninguno de estos dos métodos de sujeción es seguro ya que es muy fácil perder el control durante el recorrido. Las razones son claras: cuando la cuerda va atada al manillar la distancia del animal respecto a la bicicleta se reduce (menor libertad de movimiento), por lo cual hay mayor probabilidad de que el perro choque contra las ruedas, el marco o los pedales.

De igual forma, el canino podría realizar un movimiento brusco o detener su marcha de manera repentina, provocando que el ciclista pierda el control de la dirección, la rueda delantera se desestabilice y se genere un accidente.

Por otro lado, cuando la correa va enganchada a la muñeca del deportista, es muy probable que también se presenten problemas de coordinación debido a que el canino podría jalar muy fuerte haciendo que su dueño pierda estabilidad y control.

 

Utiliza soportes especiales

 

Para solucionar este tipo de problemas y evitar caídas o accidentes innecesarios es muy importante que los pedalistas que deseen hacer aventuras con sus mascotas instalen aditamentos en sus bicicletas que permitan una alineación perfecta con el perro.

 

Cómo montar en bici de manera segura con tu mascota

Imagen: Speedog

 

Básicamente, los aditamentos son soportes con resortes especiales que se instalan a nivel de la tija del sillín para que el perrito quede ubicado de manera paralela al cuerpo del ciclista. Esta posición le garantiza un aislamiento lo suficientemente seguro como para correr al ritmo que imponga su dueño durante la ruta.

De esta manera, podrás sujetar la dirección con tus dos manos mientras tu perro va atado a la tija disfrutando del viento, la velocidad y el ejercicio.

Otro de los métodos para sacar a pasear al amigo perruno es utilizando una correa multiusos puesta en diagonal sobre el cuerpo del ciclista con extensión directa a la correa del perrito. Esta es una opción segura ya que así también podrás garantizar una mejor estabilidad cada vez que tu compañero jale de la cuerda.

 

Prepara a tu mascota para el debut

 

Montar en bici con perros

Listos para agotar los ‘cartuchos’ en la carretera.

 

¡Ojo! Si tu canino no ha tenido experiencia en la ruta no puedes pretender que en la primera salida corra como un esprínter o resista la montaña como un escalador. Antes de comenzar a rodar con tu perrito es importante familiarizarlo con la bicicleta para que esté tranquilo y sin estrés. Para ello, debes empezar a hacer recorridos cortos y suaves con tu amigo de cuatro patas. El objetivo es que él perciba que la bicicleta hace parte de la jornada y que es un objeto amigable y divertido.

Cuando se acostumbre al color y al olor de la bici es momento de debutar en la carretera. Antes de meterle toda la potencia a los pedales debes permitirle a tu mascota realizar un breve calentamiento. Lo ideal es pedalear suave para que el perro camine un rato y caliente sus patas. Después de una breve adaptación puedes ir aumentando el nivel de manera progresiva para que el perrito comience a correr y a disfrutar de la diversión, el viento y la velocidad. No se te haga extraño que en medio del recorrido te muerda las zapatillas. ¡Tranquilo! Eso hace parte de la emoción que vive el canino y es una forma de expresar su felicidad por la ruta.

 

No todos los perros pueden practicar ciclismo

 

Ciclismo y masctoa

Imagen: Pixabay

 

Lea también: ¿Qué significa el león de peluche que recibe el ganador del maillot amarillo en el Tour de France?

 

Toma precauciones antes de poner al perrito a correr porque no todos pueden hacerlo de la misma manera. Cerciórate de que tu mascota cuente con buena salud, que las almohadillas de sus patas no tengan heridas, que tenga una espalda recta y que no presente problemas de desviación de cadera. Para ello es importante llevarlo al veterinario y solicitar un concepto general de salud que certifique que está en condición de salir a disfrutar de la bicicleta.

Evita poner a correr a los perritos de razas pequeñas y nerviosas como los pincher o aquellos a los que les cuesta respirar y ser ágiles como los pug o los bulldog. Tampoco exijas a los viejitos o a los cachorros porque el ritmo de la ruta los puede afectar En caso de que no quieras dejarlos encerrados en casa puedes utilizar la opción de canastilla para mascotas pequeñas o de remolques para razas más grandes. De esta manera podrás transportarlos sin necesidad de ponerlos a esforzarse.

 

 Vigila sus patas y su condición de salud

 

Cuando el perro adquiera la condición para correr es necesario cuidar de sus patas para que pueda realizar una rutina cómoda y sin dolor. Por tal motivo, al finalizar una ruta debes revisar sus patas porque el asfalto o la superficie de la carretera suele ser abrasiva; es decir, tiende a deteriorar o a lastimar las almohadillas de tu perrito cada vez que este realiza la fricción con el suelo.

Pon en práctica estos consejos y disfruta de la mejor experiencia de viaje en compañía de tu mejor amigo.

 

Recomendaciones complementarias

 

  • Procura ubicar a tu mascota al lado derecho de la bicicleta para protegerlo del tráfico
  • No amarres el collar al marco porque puede tumbarte con un movimiento brusco
  • Utiliza un collar o un arnés con colores vivos para que tu perro sea visible a los autos, camiones y motos
  • Instálale una placa de identificación con su nombre y tus números de contacto por si el perro se pierde o se escapa
  • Procura que vaya atado a un arnés para reducir los riesgos de lesiones cervicales
  • Llévalo al veterinario antes de ponerlo a entrenar contigo

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *