Desmontables, las herramientas que no deberían faltarle a ningún ciclista

Desmontables: el par de herramientas que no deberían faltarle a ningún ciclista

Uno de los accesorios que no te debería faltar nunca en tus salidas en bicicleta son los famosos desmontables, un par de herramientas en forma de palancas que sirven básicamente para desmontar la cubierta de la llanta cuando necesitamos reparar un pinchazo o cambiarla. 

 

Cambiar la cubierta de la llanta o desmontarla para reparar un pinchazo puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza si no utilizamos las herramientas correctas para este procedimiento. Una de las piezas claves para salir de apuros en la carretera o la montaña son los famosos desmontables, los cuales vienen diseñados en forma de palancas y están construidos generalmente de plástico resistente y duradero.

 

Pero ¿por qué son tan importantes estos accesorios?

 

Son importantes porque en la mayoría de las bicicletas es casi imposible desmontar la cubierta con las propias manos, ya que tendrías que hacer demasiada fuerza. Si lo haces de esa forma no solo podrías lastimarte los dedos al intentar sacarla sino también que te tardarías demasiado tiempo.

Algunos aficionados argumentan que no es necesario cargar desmontables porque si sufren un pinchazo podrían utilizar cualquier objeto en forma de palanca para sacar la cubierta. Sin embargo, esto no es recomendable porque otro tipo de accesorio que no este diseñado para acoplarse al interior de la cubierta y deslizarse con facilidad por la llanta, podría llegar a dañar no solo el neumático sino también la estructura de la rueda.

Por eso, lo ideal es guardar en nuestro bolso o equipaje de desvare un par de herramientas desmontables para realizar el cambio de cubierta o reparación de pinchazos de la manera más ágil y fácil posible.

 

¿Cómo utilizarlos correctamente?

 

El diseño de las palancas cuenta con un extremo que se debe introducir entre la llanta y la cubierta. El objetivo es destalonar el flanco de la cubierta para luego sacarla con más facilidad. El otro extremo de esa misma palanca desmontable, que viene diseñado con una punta en forma de gancho, se sujeta a uno de los radios de la llanta.

 

Palancas desmontables, las herramientas que te pueden ‘salvar la vida’ cuando te vares

Así lucen las palancas desmontables. Por lo general, la mayoría de estos accesorios cuentan con un diseño muy similar. La punta de la parte superior, la cual tiene una leve curvatura, es la que se introduce entre la cubierta y el interior de la llanta; mientras que la punta de la parte inferior, que esta diseñada como en una especie de gancho, es la que se acopla al radio de la llanta.

 

Cuando ya hayas ubicado el primer desmontable al interior de la cubierta y lo hayas sujetado al radio, debes tomar la segunda palanca e introducirla de nuevo entre la llanta y la cubierta y comenzar a darle toda la vuelta a lo largo del perímetro de la rueda para sacar el flanco de manera fácil y rápida.

A continuación, te compartimos un breve video de Ciclismo a Fondo para que aprendas a hacer este procedimiento de manera sencilla.

 

 

Otras recomendaciones 

 

1. Lo primero que debes hacer antes de reparar un pinchazo es bajar la rueda de la bicicleta. Si es la trasera procura configurar la transmisión en plato grande / piñón pequeño para que salga con más facilidad.

2. Verifica que el neumático (cámara) esté completamente desinflado. Si no es así, entonces termina de sacarle el aire.

3. Recuerda que el proceso para utilizar estos accesorios de manera adecuada es el siguiente: coges un desmontable y lo ubicas entre la cubierta y la llanta y le vas dando la vuelta con tu mano para que la cubierta vaya saliendo.

4. No olvides siempre sacar el neumático (cámara) por el lado de la válvula.

5. Como puedes ver en el video, el ciclista no unió el primer desmontable al radio. Sin embargo, esto es recomendable hacerlo cuando la cubierta es muy dura de sacar. Incluso, hay aficionados que no utilizan solo dos palancas sino tres. Lo que hacen es unir dos desmontables a los radios y con el tercero le dan la vuelta a la llanta hasta que quede completamente destalonada.

6. Procura que haya una distancia de por lo menos 20 centímetros entre desmontables.

7. Cuando realices la reparación del pinchazo tienes que volver a montar el neumático y la cubierta en la llanta. Para instalarlo correctamente puedes utilizar de nuevo las palancas.

8. Los desmontables son accesorios muy sencillos que puedes encontrar a precios muy económicos en cualquier tienda de ciclismo.

9. Recuerda que lo más aconsejable es que lleves en tus rutas un par de desmontables para que la próxima vez que sufras un pinchazo realices el procedimiento de manera más fácil y rápida, ya que hay cubiertas muy duras que son casi imposibles de quitar con las manos.

 

 

 

La imagen de cabezote es cortesía de Triatlón Noticias.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *