Cómo prevenir dolores en las manos

5 consejos para evitar el dolor en los brazos cuando haces un descenso en tu MTB

Para bajar en bicicleta por una montaña es necesario tener en cuenta algunas precauciones básicas para evitar que los brazos carguen mucho peso durante el descenso.

 

Cuando realizamos descensos en nuestra bicicleta de montaña se pueden presentar consecuencias negativas relacionadas con lesiones y dolores localizados en zonas muy específicas del cuerpo como la parte frontal o posterior de las rodillas, hormigueo en los pies, adormecimiento en los genitales o incluso molestas en la zona de la espalda y el cuello.

Sin embargo, uno de los dolores más comunes es aquel que se produce en los brazos. Si bien las piernas son protagonistas en las bajadas, hay que reconocer que el solo hecho de mantener sujetado el manillar durante todo el recorrido puede hacer que se cargue mucho peso en las manos y que al final del trayecto duelan un poco.

 

Elimina la carga de tus brazos con trucos sencillos 

 

Brazos, aprende a prevenir los dolores en esta zona

Imagen: Mountainbike

 

Recomendado: ¿Qué es el recorrido de la suspensión y cómo elegir la medida correcta para tu MTB?

 

Las articulaciones de los brazos están implicadas en el desarrollo de este deporte y es por eso que no están exentas de sufrir molestias. Para evitar que termines cargando mucho peso te proponemos los siguientes trucos:

 

1. Si llevas varios minutos bajando por una montaña y comienzas a sentir que los brazos se te mueren, es necesario que adoptes una posición de descanso para evitar sobrecargar las manos. Algunos riders expertos en downhill y en enduro recomiendan tirar el cuerpo un poco hacia atrás y enfocarse en los pies; es decir, tratar de concentrar el peso en la zona de los pies (poner más peso sobre los pedales) con el objetivo de descansar las manos por un momento. También puedes bajar los talones, flexionar los codos e inclinarse un poco más hacia adelante.

2. El cansancio que se produce en las manos durante descensos muy largos también puede ser ocasionado por las manetas de freno. Es por eso que debes revisar la posición de estas palancas y tratar de ubicarlas de tal forma que cuando vayas de pie sobre los pedales y pongas las manos en las manetas, las manos tengan el mismo ángulo que los brazos. Cuando las llevamos demasiado altas es común que las articulaciones de las muñecas sufran y, por ende, el resto de los brazos. Si no te gusta esta ubicación entonces lo que debes hacer es intentar poner las manetas en un ángulo neutro (un poco más planas) para tener un mejor control.

3. Verifica que la suspensión de tu bicicleta MTB esté realizando un adecuado trabajo de absorción de impactos. Cuando el sistema no se comprime correctamente, los brazos son los que reciben todos los golpes y vibraciones del terreno, lo cual hace que esta zona del cuerpo se sobrecargue y sufra dolores o lesiones.

5. Trata de realizar descensos con horquillas de suspensión que tengan un recorrido de 150 milímetros en adelante. La medida de estos sistemas te permitirá dibujar la irregularidad del bache sin perder direccionalidad ni tracción, lo cual es ideal para ir más cómodo en la bajada. Recorridos inferiores a 150 mm no son recomendados para los descensos.

6. Acostúmbrate a estirar antes y después de bajar la montaña. Es una estrategia de prevención para fortalecer la musculatura de los brazos y cuidar la técnica de agarre. Complementa estos trucos con sesiones de trabajo en el gimnasio.

7. Puedes complementar la técnica con accesorios que te brinden mayor comodidad en el agarre del manillar como, por ejemplo: puños más acolchados, guantes de gel para favorecer la amortiguación o incluso instalar puños anatómicos para aumentar la superficie de apoyo.

Estas son algunas técnicas que adoptan los riders profesionales cuando realizan sus descensos en las competencias más brutales del planeta. Sin duda alguna, son una gran guía para aquellos bikers aficionados a los que les gusta bajar como un ‘misil’ por las montañas.

No dejes que un largo y emocionante descenso se convierta en una experiencia dolorosa y tormentosa. Pon en práctica estos trucos y rueda sin dolores.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *