Pinchazo de bicicleta

Cinco pasos para reparar un pinchazo de manera rápida y efectiva

Un pinchazo es una de las dificultades más habituales que sufren los ciclistas en el camino, aprende los trucos necesarios para reparar el problema de manera rápida, fácil y efectiva sin necesidad de acudir al mecánico.

 

Seguramente ningún ciclista en la vida se ha salvado de los famosos pinchazos. Pese a que no es la avería más complicada, si hay que conocer el procedimiento adecuado para dejar la llanta como nueva y evitar volver a casa con la bicicleta en la mano.

Vamos a simular las condiciones reales del problema para indicarte lo que debes hacer en caso de que tu llanta pierda el aire por un pinchazo. Toma nota para que aprendas cuáles son los pasos básicos y los materiales que necesitas para el proceso de reparación.

 

Paso 1: extraer la rueda pinchada

 

Pinchazo de bicicleta

Imagen: Redbull

 

Recomendado: Cinco trucos antipinchazos para evitar que tus llantas sufran

 

Una vez notes que la llanta se pinchó debes detener la marcha y bajarte de la bicicleta para extraer la rueda del marco. Este proceso de desmonte puedes hacerlo de manera mucho más sencilla poniendo la bici ruedas arriba, de tal forma que quede apoyada en el suelo sobre el asiento y la dirección. La mayoría de ruedas más afectadas por los chuzos y clavos son las traseras, por lo cual una buena estrategia para desmontarla es configurando la cadena en el piñón y en el plato más pequeño. Esta combinación nos permite reducir la tensión y quitar la llanta con mayor facilidad.

 

Paso 2: utilizar desmontables

 

Desmontables

Muchos ciclistas prefieren utilizar tan solo un desmontable; sin embargo, en el mercado existen modelos que permiten sujetar el desmontable al radio para que quede fijo mientras que con el otro desmontable ejerces la presión a lo largo del perímetro de la rueda para sacar el flanco de manera perfecta. Imagen: Triatlón Noticias

 

Una vez hayas extraído la rueda pinchada tienes que tomar un par de desmontables, que son básicamente dos palancas de plástico que sirven para quitar la cubierta de la llanta. El proceso es muy sencillo: coges un desmontable y lo ubicas entre la cubierta y un radio y el otro desmontable lo ubicas entre la cubierta y la llanta y le vas dando la vuelta con tu mano para que la cubierta vaya saliendo.

Una vez esté floja, retiras el neumático (cámara) con mucho cuidado y con tu mano debes hacer una revisión al interior de la cubierta y el fondo de llanta para verificar que el clavo o el objeto que ocasionó el pinchazo no haya quedado adentro.

 

Paso: 3 revisión y reparación de neumático

 

Después de estos pasos iniciales hay que inflar el neumático para comprobar en qué parte exacta está la fuga de aire. Este proceso se puede hacer de dos maneras muy sencillas:

La primera es inflando el neumático y darle vueltas cerca a la cara hasta identificar en qué zona exactamente sale el aire y la segunda es inflarlo de nuevo e introducirlo en un balde de agua, darle vueltas y observar en qué parte salen las burbujas.

Encierra la zona con un círculo o márcala con una X y luego con un pequeño trozo de lija empieza a pulir la parte afectada por el pinchazo. El objetivo es dejar la superficie lista para que el parche se adhiera mucho más fácil y permanezca pegado para siempre.

 

Paso 4: instalación de parches

 

Instalación de parche

Imagen: Mountainbike

 

Lea también: ¿Cómo instalar llantas Tubeless? Aprende a rodar sin neumáticos de una forma segura y sin pinchazos

 

Cuando hayas finalizado el proceso de lijado debes tomar un parche tradicional con pegamento vulcanizado o un parche de última generación, los cuales ya tienen el pegamento incluido en su material desde la fábrica.

Para el caso del parche de última tecnología basta con pegar el adhesivo en la zona lijada y hacerle una leve presión para que quede bien pegado. Por el contrario, para el caso del parche tradicional, es necesario aplicar el pegamento vulcanizado en la zona lijada, esperar a que se seque totalmente y colocar el adhesivo.

 

Paso 5: montaje de rueda

 

Cómo reparar un pinchazo

Vuelve a instalar el neumático y verifica que la rueda quede perfectamente centrada.

 

Una vez hayas reparado el pinchazo debes finalizar el proceso de reparación con el último paso que consiste en colocar de nuevo el neumático dentro de la cubierta. Para esto lo primero que debes hacer es inflar un poco el neumático, buscar el agujero de la válvula y cerciorarse de que quede bien alineada, introducir el neumático en la cubierta y luego encajar toda la cubierta al interior de la llanta para que quede bien instalada. En caso de que sea difícil realizar la instalación, puedes utilizar de nuevo los desmontables para que el borde de los flancos queden bien metidos en la llanta.

Por último, vas a volver a montar la llanta a la bici, inflar el neumático de nuevo, cerrar la válvula con el tapón y listo.

En caso de que la cubierta también presente pinchazo o se haya rajado un poco puedes utilizar el parche a nivel de emergencia para evitar que el neumático se salga por esos huecos. Sin embargo, ten presente que debes cambiarla una vez llegues a casa.

Estos son algunos pasos básicos de reparación de pinchazos que podrían salvarte la vida en cualquier momento. Recuerda incluir en tus salidas herramientas básicas como el par de desmontables, un pedacito de lija, parches tradicionales o de última tecnología y un inflador pequeño.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *