Pedalear con gripa

Salir a pedalear para “sudar la gripa”, ¿sí o no?

Si tienes gripa y quieres salir a montar en bicicleta debes tener mucho cuidado porque no en todos los casos es una buena idea.

 

Existe un mito relacionado con la posibilidad de hacer ejercicio cuando tenemos gripa. Muchas personas aseguran que es una gran idea salir a montar en bicicleta para “sudar la gripa” y así aliviarse por completo y eliminar todos los síntomas. ¡Ojo!, porque esto es un mito y no en todos los casos es recomendable practicar ejercicio bajo los efectos de una enfermedad.

Especialistas en medicina deportiva aseguran que no es bueno practicar ciclismo cuando tenemos demasiada gripa debido a que el organismo debe hacer grandes esfuerzos para suplir la demanda de energía, lo cual podría generar graves consecuencias en la salud.

 

Toma precauciones cuando tengas gripa 

 

Consejos para pedalear con gripa

Se estima que la frecuencia cardiaca aumenta hasta casi 3 latidos por minuto cuando tienes síntomas intensos asociados a la gripa, por lo cual es recomendable parar, tomarte un descanso y esperar que el organismo actúe.

 

Recomendado: Cómo entrenar estando enfermo según Alberto Contador

 

Por eso, la recomendación más importante está relacionada con la famosa fórmula o regla del cuello, que consiste básicamente en identificar en qué zona del cuerpo se concentran los síntomas de la enfermedad. Si las molestias son leves y se localizan del cuello hacia arriba; es decir, pequeñas congestiones en la zona de la nariz, estornudos o pequeños dolores en la garganta, entonces hacer ejercicio no es una mala idea siempre y cuando lo practiques a intensidades bajas y durante un tiempo no superior a una hora (se recomienda hacerlo máximo durante 30 minutos).

Sin embargo, si los síntomas se concentran del cuello hacia abajo; es decir, si experimentas fuertes dolores musculares, fiebres altas en todo el cuerpo, cansancio extremo, entonces hacer ejercicio puede ser más perjudicial de lo que crees. En este tipo de casos se recomienda la suspensión total de la actividad ciclística, así como tomar reposo e ingerir líquidos para acelerar la recuperación.

No te dejes convencer por el mito que dice que se puede pedalear enfermo para “sudar la gripa” porque cuando sales a montar con síntomas más severos el cuerpo tiende a registrar un incremento en la frecuencia respiratoria, así como del ritmo cardiaco, lo cual podría generar fuertes dolores musculares, calambres, mareos, dolores de cabeza y otros síntomas. Además, cuando sales a montar muy indispuesto es normal que aumente la temperatura corporal, provocando que el cuerpo experimente problemas de deshidratación, por eso es sumamente importante que te hidrates constantemente con agua.

Recuerda: salir a pedalear es una buena opción cuando tienes gripa con síntomas muy leves, pero un error con síntomas fuertes. Es ideal que complementes tus rutinas con un equipamiento que te proteja del frío (chaquetas, guantes y bufandas) y finalices con una ducha caliente luego de terminar el recorrido en la bicicleta para estabilizar la temperatura corporal.

Si estás resfriado y tienes ganas de entrenar escucha a tu cuerpo, evalúa los síntomas con la famosa regla del cuello y toma una decisión inteligente.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *