¿Por qué debe ser distinto el entrenamiento femenino?

¿Por qué debe ser distinto el entrenamiento femenino?

En muchos casos, se tiende a generalizar el entrenamiento ciclista para ambos sexos, sin tener en cuenta las diferencias fisiológicas marcadas desde la pubertad.

 

Desde edades tempranas, se comienzan a evidenciar las diferencias morfológicas entre ambos sexos, se comienza a distribuir la grasa y el músculo de manera diferente, los cambios de talla se hacen evidentes y los cambios hormonales no se hacen esperar.

Por eso, queremos resolver la duda acerca de ¿una ciclista deberá seguir el mismo plan de entrenamiento que un hombre? la respuesta es que no, pero queremos contarte las razones.

 

Si eres mujer ciclista no dudes en evaluar las diferentes medidas de tu bicicleta

 

¿Por qué debe ser distinto el entrenamiento femenino?

Las bicicletas femeninas, vienen en tallas más pequeñas e incorporan puntos de contacto (sillín, bielas y manillar) que se ajustan mucho mejor a las medidas corporales de las chicas. Imagen: Entrenamiento.

 

Recomendado: ¿Qué es el FTP y cómo realizar el test?

 

1. Ciclo menstrual

 

La mujer experimenta diferentes fases del ciclo hormonal cada 28 días, entre ellas se encuentran la fase folicular, ovulación y fase lútea. Cada una de ellas, comprende cambios, los cuales tienden a afectar a unas mujeres en mayor medida que a otras. Por eso, hay ciclistas a las que no les es posible desarrollar adecuadamente sus entrenamientos. Entre los principales síntomas se encuentran, dolor en la zona abdominal, cansancio, fatiga, disminución del apetito, dolores de cabeza, mareos, entre otros síntomas. Por eso, las manipulaciones en los planes de entrenamiento deben ser individuales.

 

2. VO2Max

 

En la primera fase del periodo menstrual (fase folicular), el cuerpo femenino disminuye los valores de la hemoglobina, esto como respuesta a la pérdida de sangre, así mismo disminuyen los niveles de estrógenos y progesterona, con lo cual, se ve directamente afectado el consumo de oxígeno.

Partiendo de ello, este parámetro varía entre ambos sexos, está ligado a la genética y a factores fisiológicos como el tamaño del corazón, la edad, la capacidad de la sangre para transportar oxígeno etc. Por eso, para personas con una actividad deportiva alta se sitúa entre 55 a 60 ml/kg/min para hombres, y 40 a 50 ml/kg/min para mujeres, un parámetro mucho menor en las chicas.

 

3. Resistencia

 

En la fase lútea del ciclo menstrual comienzan a disminuir los estrógenos mientras aumenta la progesterona (hormonas femeninas), es justo en este punto del ciclo en el que se degradan más fácilmente las proteínas, disminuye la resistencia muscular, aumenta la capacidad de almacenar glucógeno y no se hacen esperar los síntomas premenstruales, entre los que también se encuentra la retención de líquidos y el aumento de peso.

 

4. Diferencias morfológicas

 

Por lo general, las ciclistas son de baja estatura respecto a los hombres, tienen la cadera más ancha, una distancia menor entre hombros, manos y pies más pequeños, torso y brazos más cortos. 

Por eso, las máquinas especialmente diseñadas para ellas cuentan con asientos más anchos y cortos, manillares más estrechos, potencias cortas y bielas de menor longitud. Lo anterior, en conjunto le proporcionan a las ciclistas mayor confort y mejor rendimiento.

 

5. Sistema cardiovascular

 

El corazón de la mujer es más pequeño, por ello requiere dar más pulsaciones cada minuto, el volumen de sangre es menor, así mismo los glóbulos rojos y la hemoglobina están en menor cantidad.

 

6. Déficit de hierro

 

Los períodos menstruales irregulares son una de las principales causas del déficit de hierro en las mujeres ciclistas, entre los síntomas que se tienden a experimentar se encuentran: agotamiento excesivo en todos los momentos del día, disminución del rendimiento en el deporte, sentirse sin energía a pesar de haber recuperado y descansado, sensaciones de mareos, vértigo, mal humor, irritabilidad, palidez entre otros síntomas.

Ahora que conoces algunas diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres, atrévete a llevar tus entrenamientos de manera específica si eres una mujer ciclista, y no dudes en aprovechar los periodos de tu ciclo en los que tu cuerpo se siente con toda la energía.

¡A DISFRUTAR!

 

La imagen de cabezote es cortesía de: HUPI Blog.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *