Cómo proteger la bicicleta del barro

Estas son las zonas de tu bicicleta que deberías proteger del barro

Cuando llega el invierno muchas zonas de la montaña se convierten en lodo y esto hace que tu bicicleta se llene de barro cada vez que sales a rodar.

 

Ciclismo y barro, cómo proteger la bicicleta

Estos consejos son ideales para ciclistas que disfrutan rodar por terrenos complejos en donde hay una gran presencia de charcos, agua y barro. 📷: wallridemag

 

Recomendado: ¿Qué es el umbral de lactato y en qué consiste el test?

 

Aunque no lo creas, la acumulación de barro en tu bicicleta puede afectar la pintura del marco y dañar los componentes de la transmisión, por eso te compartimos algunos consejos prácticos para que conviertas tu bici en una máquina a prueba de barro.

 

Incorpora guardabarros trasero

 

Esta es una pieza clave para los pedalistas aficionados a la montaña. Este componente evita que las salpicaduras de barro, lodo y suciedades manchen tu indumentaria en su parte trasera (zona de la espalda y cadera), te protege del impacto de elementos externos como pequeñas piedras que puedan saltar y golpearte y sobre todo, protege los componentes de tu bicicleta como la tija o el amortiguador trasero en caso de que conduzcas una MTB de doble suspensión, aumentando así la vida útil de todo el sistema de transmisión. Una recomendación clave tiene que ver con la distancia que debe existir entre el guardabarros y la llanta. Procura que haya una distancia mínima de 2 cm o más para que no haya obstrucción cuando el barrio se acumule y así la llanta no tenga problemas al girar.

 

El guardabarros trasero no es suficiente

 

Un solo guardabarros en la parte de atrás no es suficiente para adaptar tu bicicleta al barro. El delantero también es muy importante porque evita que elementos externos como el agua o pequeñas rocas puedan saltar, golpear tu cara y afectar tu vista y, sobre todo, porque protege la horquilla o suspensión delantera de tu MTB, evitando que el barro, el lodo, el polvo y la suciedad se incrusten en los retenes, afectando el rendimiento de la bici. Los guardabarros delanteros también son claves para proteger el cuadro y evitar que los elementos indeseados dañen la pintura.

Expertos recomiendan a los ciclistas apasionados por las modalidades más extremas del MTB no utilizar guardabarros de plástico, sino de otros materiales más resistentes como los de fibra de carbono para evitar que los golpes que van ocasionando los elementos del camino no dañen esta pieza con facilidad.

 

Fundas para la suspensión

 

Otra manera de convertir tu bicicleta en una máquina a prueba de barro es utilizando las famosas y populares fundas para la suspensión, tanto para el amortiguador trasero como para las botellas de la horquilla delantera. Las fundas son un accesorio tipo almohadilla acolchada que lo que hacen es evitar que los golpees de los elementos externos afecten la transmisión, además que evitan que el mugre se aloje en estas zonas para que el sistema en conjunto tenga un funcionamiento mucho más fluido.

 

Funda para proteger la tijera o vaina

 

Los famosos cubre vainas o fundas acolchadas para proteger los tubos de la tijera de la bici pueden ser una gran opción para vencer el barro. Para quienes no saben cuál es la zona donde se ubica la tijera o las vainas de la bicicleta hay que decir que son los tubos que unen el centro del eje de pedalier (zona donde van instaladas las bielas) y el eje de la rueda trasera (donde se ubica el grupo de piñones o casete).

Debes cubrir principalmente la vaina derecha, que es la que está ubicada de manera paralela a la cadena. Al hacerlo estas básicamente instalando una barrera contra la suciedad y el barro, evitando así que partículas externas se alojen en los eslabones de la cadena y afecten la fluidez del pedaleo.

 

Adhesivos protectores para el marco

 

Si quieres que la pintura del marco de tu bicicleta se mantenga intacta entonces lo ideal es utilizar adhesivos protectores para que el barro no haga estragos. Estas pegatinas adhesivas son perfectas para evitar arañazos y rayones. Lo ideal sería cubrir todo el marco, pero sabemos que económicamente puede ser difícil. Lo más importante es que cubras y protejas la parte inferior del tubo diagonal del marco, que es la zona que recibe todos los golpes de piedras, ramas y barro que va levantando la rueda delantera en el camino.

 

Llantas especiales

 

Para ningún ciclista es un secreto que en las modalidades más extremas del ciclismo de montaña unas llantas con unos buenos tacos son claves para tener una mejor conducción y estabilidad en zonas de pantano. Las ruedas con tacos gruesos, largos y sobre todo separados permiten una mejor tracción, evitando la aparición de caídas que podrían afectar tu bicicleta o incluso generar daños muy graves. Además, permiten que el barro no se aloje tan fácil en la llanta.

El barro, la suciedad, las ramas y las piedras son enemigos de las bicicletas de montaña porque pueden afectar los componentes. Pon en práctica estos consejos si eres un ciclista que habitualmente pedalea sobre terrenos llenos de barro o agua, si tienes una MTB de doble suspensión o si llevas un marco de fibra de carbono que requiere mayor protección. No olvides que la instalación de estos elementos suponen un peso extra y es algo que debes tener en cuenta antes de adaptarlos. Con estos sencillos consejos puedes convertir tu bici en una máquina apta para combatir el barro y proteger zonas claves de tu compañera de viajes.

 

La imagen de cabezote es cortesía de Ciclomag.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *