Reglas extrañas de la UCI: las bicis en competencia no pueden superar los 6,8 kg de peso

Reglas extrañas de la UCI: las bicis en competencia no pueden pesar menos de 6,8 kg

La Unión Ciclística Internacional (UCI) aprobó en el año 2000 una normativa que impide que las bicicletas de carretera que utilizan los equipos profesionales en competencia puedan pesar menos de 6,8 kg.

 

Esta norma antigua, que fue fijada por la UCI hace más de 20 años, sigue vigente en el pelotón profesional y es de obligatorio cumplimiento para todas las escuadras élite que participan en las diferentes pruebas de ruta avaladas por la Unión Ciclística Internacional.

En su momento el máximo órgano del ciclismo mundial argumentó que el tope de peso de 6 kilos, 800 gramos era necesario debido a cuestiones de seguridad. La UCI consideraba que una bicicleta por debajo de ese límite podría llegar a ser insegura, inestable y menos rígida, lo cual podría comprometer la seguridad de los deportistas en competencia.

 

La Unión Ciclística Internacional (UCI) aprobó en el año 2000 una normativa que impide que las bicicletas de carretera que utilizan los equipos profesionales en competencia puedan pesar menos de 6,8 kg.

Imagen: Ciclismo a fondo

 

Recomendado: Reglas extrañas de la UCI: las medias largas están prohibidas, ¿por qué?

 

Además de esto, en el momento en el que se fijó la regla, la industria del ciclismo estaba empezando a desarrollar con más fuerza prototipos de ruta mucho más livianos y con materiales especiales como la fibra de carbono, razón por la cual algunos expertos también aseguran que la UCI decidió adoptar esta medida como una manera de imponer límites a la guerra tecnológica entre los principales fabricantes de bicicletas del mundo.

Lo único cierto es que la industria ha avanzado mucho en sus procesos de diseño e ingeniería y hoy en día podemos encontrar bicicletas de ruta en el mercado que están muy por debajo del peso límite impuesto por la UCI en el año 2000.

Muchos fabricantes le han insistido a este organismo derogar esta normativa argumentando que las bicicletas que hoy en día fabrican no solo son mucho más livianas del tope fijado, sino que también son lo suficientemente seguras como para garantizar el bienestar de cualquier deportista que las use en competencia.

Incluso, muchos modelos que hacen presencia en las carreras están por debajo de 6,8 kg y para cumplir con el peso mínimo los mecánicos de los equipos deben modificar las bicicletas instalándoles piezas extras para poder competir sin inconvenientes.

¿Crees que esta norma se debería eliminar del pelotón profesional?, te leemos en los comentarios.

 

 

La imagen de cabezote es cortesía de Cofidis. 
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *