Cinco razones que te animarán a utilizar pedales automáticos

Cinco razones que te animarán a utilizar pedales automáticos

Los pedales automáticos se han convertido en la opción preferida por cientos de ciclistas, ya que gracias a ellos aumenta la eficiencia, fuerza y potencia en las rutas. Por eso, hoy te traemos cinco razones para utilizarlos.

 

Como es bien sabido, los pedales automáticos, son un sistema que permite sujetar la cala que va unida a la suela de la zapatilla, con el anclaje ubicado en la superficie del pedal, y son utilizados con el fin de aprovechar al 100% la potencia de pedaleo, mejorar el control de la máquina, mantener una postura correcta del pie y por supuesto ahorrar energía.

 

Mejora tu rendimiento utilizando pedales automáticos

 

Cinco razones que te animarán a utilizar pedales automáticos

Gana confianza sobre el sillín utilizando este componente. Imagen: PEDALIA.

 

Recomendado: La importancia de los gemelos en el ciclismo y cómo cuidarlos

 

Antes de entrar en materia, debemos reconocer que para algunos ciclistas acostumbrarse al mecanismo es una tarea complicada, pero no debes preocuparte, solo será cuestión de práctica, de seguro en un par de semanas dominarás a la perfección tus nuevos pedales. A continuación algunas de sus ventajas.

 

Disfrutas de mayor potencia

 

La eficiencia y potencia de pedaleo aumentan con este sistema automático, ya que no solo aplicas fuerza hacia abajo, sino que aprovechas el tramo en el que tu pie va en ascenso, facilitando el avance con mucho menos esfuerzo que con los pedales convencionales. En otras palabras facilitan un pedaleo redondo.

 

Gozas de mayor control de tu máquina

 

Aquí las posibilidades son casi infinitas, con el sistema automático tu y tu bicicleta se convierten casi en uno solo, y cuando logres dominar tus pedales te sentirás con mayor dominio de tu máquina, será más fácil esquivar los obstáculos, realizar pequeños saltos y conducir a mayor velocidad.

 

Mejora la posición de tus pies

 

Permiten adoptar una posición fija de los pies sobre el pedal, evitando que se resbalen en medio del recorrido y puedas sufrir lesiones. Además podrás elegir las calas de tu preferencia que admiten diferentes grados de rotación. Por ejemplo la compañía Look ha categorizado los grados de movimiento a través de los colores negro, gris y rojo; mientras que Shimano ha hecho lo mismo a través de los colores amarillo, rojo y azul. 

 

Aumenta tu confianza

 

Tu seguridad y confianza aumentan a medida de que utilizas tus nuevos pedales, no necesitarás colocar el pie en el pedal a cada momento, ni estar pendiente de adoptar la posición correcta. Además son ideales para aprovechar toda la potencia de pedaleo en los ascensos y terrenos inestables.

 

Previenen lesiones

 

Unas calas y unos pedales bien ajustados son una de las maneras para prevenir lesiones o molestias en los pies, pues permiten mantenerlos alineados verticalmente con las rodillas, favoreciendo un movimiento simétrico con ambas piernas y optimizando la aplicación de fuerzas para lograr un pedalazo perfecto. 

Esperamos que esta entrada te sea de utilidad, y la compartas con alguno de tus compañeros si llega a necesitarla. Recuerda que una mala posición de tus pies puede ser la causa de calambres, dolores, incomodidades y lesiones a largo plazo; la mayoría de ciclistas que prueban el sistema automático aseguran que todo se convierte en ventajas luego de acostumbrarse a ellos. ¡ATRÉVETE A PROBARLOS!

 

La imagen de cabezote es cortesía de: Mountainbike.es.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.