El actor colombiano rebajó 40 kilos a punta de bicicleta

Al ‘Patrón del Mal’ el ciclismo le salvó la vida

Con una rigurosa dieta y una exigente rutina sobre su bicicleta el actor Andrés Parra, recordado por su flamante papel de Escobar en la serie el Patrón del Mal, logró bajar 40 kilos y salvar su vida del peligro que representaba su nociva relación con la comida.

 

En entrevista con María Elvira Arango del programa Los Informantes, Parra se sinceró y reveló detalles de la dura batalla que tuvo que librar contra el sobrepeso.

A este caleño ‘cuarentón’ le tocó probar el trago amargo del bullying, las críticas y los señalamientos. Andrés era un niñito flaco como cualquier otro de su edad hasta que a sus 10 años viajó con sus padres a Estados Unidos y conoció el universo de comida chatarra que sirven en el país gringo.

 

A Parra el ciclismo le cambió la vida

El famoso interprete colombiano recordado por su papel del Patrón. Imagen: David Amado Pintor

 

Conoció las hamburguesas, los ‘hot dogs’, las salsas, el helado y no pudo parar. Fue ganando kilos y apodos en el colegio. Le decían el “gordo”, la “gorda” y rápidamente su adolescencia se convirtió en una pesadilla.

A Parra le tocó lidiar contra la inseguridad, su bajo autoestima y contra ese vicio ‘monstruoso’ de la insatisfacción de no saciarse. Comía de todo y nada lo llenaba; era un adicto y aún no lo sabía.

Enfrentar la adolescencia siendo gordo no era un papel fácil para Andrés y fue por eso que quiso quemar esos ‘kilitos’ de más por medio de deportes como el fútbol o la natación. Pero no pudo, no aprendió, era descoordinado y sencillamente no le daba… trastabilló en esas disciplinas porque ninguna lo seducía tanto como comer.

 

El actor que adelgazó gracias al ciclismo

Parra ha venido reseñando en sus cuentas personales el cambio que ha sufrido en los últimos años. Imagen: soyandresparra

 

Aún con el fantasma de la adicción a la comida y la intimidación que le causaban las críticas de sus compañeros de escuela, Andrés Parra consideró el teatro, tal cual como lo dijo en una de sus entrevistas, como “una opción de no estar más presente”.

Esa dura frase respondía al deseo que tenía aquel niño de escudarse en la piel de otros personajes para tratar de olvidarse un poco del drama que estaba padeciendo por culpa de la compulsión de pensar en comer a toda hora.

El “gordito” Parra, fiel a su deseo de convertirse en actor, presentó su audición en el Teatro Libre de Bogotá y rápidamente el líder de casting le soltó, en modo de burla, una provocadora pregunta:

-Siga, siéntese. ¿si cabe?, le dijo a Andrés refiriéndose a su sobrepeso.

 

Andrés materalizó su sueño de convertirse en actor

Pese a su problema con el sobrepeso, el actor tenía la mirada fija en su objetivo número 1: la actuación. Imagen: El Tiempo

 

Recomendado: Nairo sigue rompiendo récords: es el más rápido en la historia de La Camperona

 

Y aún así, contra todo pronóstico, el Parra de aquella época encontró en el teatro una manera de reinventar su autoestima. Se montó a las tablas a interpretar, a gozar, a bailar y a someterse a una rutina de ejercicios físicos actorales que le significaron la pérdida de 30 kilos menos.

Sin embargo, fueron pasando los años y la grasa se mantenía aferrada a su piel. El actor caleño seguía aumentando su prestigio en las tablas, así como sus centímetros extras de barriga.

Antes del casting de Escobar, Andrés Parra registró un peso anormal de 120 kilos y así con ese aliciente probó suerte en el temido papel del capo.

 

Llegó a pesar hasta 120 kilos

Antes de su éxito como el Patrón registró un tope de 120 kilos sobre la báscula. Imagen: soyandresparra

 

Parecía que el caleño no estaba muy convencido de querer ganarse el protagónico de la serie hasta que un día escuchó -por cosas del destino- que Juana Uribe, la productora de ‘El Patrón del Mal’ había dicho que hubiese querido que Andrés fuera el protagonista del proyecto pero que así tan gordo no podía hacerlo.

Ese rechazo se convirtió en un reto para el actor quien decidido a interpretar a Escobar optó por comenzar un proceso de adelgazamiento para lograr el peso ideal del capo.

Entonces Juana Uribe -la productora- se comunicó con Andrés y le aseguró que si se comprometía a bajar de peso antes del inicio del rodaje le daría el papel protagónico de la prestigiosa serie.

En un tiempo récord de tres meses el nuevo interprete de Pablo Escobar logró superar la marca de 16 kilos menos y entró así en el selecto grupo de actores que batirían todos los récords de sintonía en la televisión nacional.

 

Andrés Parra interpretando a Escobar

Con bigote y unos kilos de menos, Parra ya estaba listo para darle vida al Patrón del Mal. Imagen: Publinews

 

Ni ‘Anestesia’ en el Cartel de los Sapos ni ‘Hugo Chávez’ en el Comandante le darían tanto prestigio actoral como el que le dio el protagónico de Escobar en el Patrón. Sin embargo, cuando finalizó el rodaje Andrés Parra no entendió que debía seguir la dieta y volvió a ‘inflarse’ poniendo en riesgo no solo su salud sino también sus futuros personajes.

Pasaron cinco años después de la serie y Andrés comenzó a postear fotos en sus redes sociales presumiendo su nueva imagen. El actor que había cautivado al mundo con su impecable interpretación de Pablo Emilio Escobar Gaviria había sufrido una increíble transformación.

El Parra real que ya no se escudaba en otros personajes había bajado 40 kilos, estaba dedicado al deporte y seguía comiéndose uno que otro bocado.

En la entrevista con los Informantes el actor colombiano reveló el secreto de su sorprendente cambio. Según él, el ciclismo le salvó la vida.

 

Parra obtuvo el peso soñado en una bici

Su disciplina sobre la bici lo ha llevado a conseguir un peso ideal de alrededor de 73 kilogramos. Imagen: soyandresparra

 

Después de su fallido paso por deportes como el tenis, el fútbol o la natación; Parra, motivado por la invitación de un amigo decidió comprar una bicicleta para comenzar a pedalear en Bogotá.

Rápidamente se enroló al pedal y empezó a diseñar trayectos intraurbanos por la carrera Séptima de la Capital. El “ex capo” se convirtió en un amante más de este deporte y cuenta que sus reiteradas salidas a rodar lo ayudaron a rebajar de forma sustancial el tamaño de su barriga.

El caleño reconoce, además, que el ciclismo es una especie de “premio mayor de todo” porque encontró por primera vez en toda la historia de su vida un deporte que verdaderamente lo apasionaba.

Parra se destapó en la entrevista y siguió detallando aspectos íntimos de sus peores años. Antes de conocer la bici, Andrés contó como lidiaba día a día con sus peligrosos hábitos.

 

Andrés Parra estrena nueva figura

Como si fuera una línea de tiempo, el actor registró su metamorfosis en sus redes sociales. Así luce ahora. Imagen: soyandresparra

 

Hacia las 8 am desayunaba con buñuelos grandes, almorzaba con doble porción de arroz, tomaba sopa y volvía a almorzar a las 3 pm, comía doble porción de pizza a las 5, iba a cenar con su novia algo ligero, remataba con dos hamburguesas hacia las 11 de la noche; más tarde, en medio del sueño, el fantasma de la adicción a la comida lo despertaba para que se parara a eso de las 2 y 30 de la madrugada a raspar la olla del almuerzo y se comiera además dos sanduches de jamón y queso con un jugo de naranja.

Andrés era un adicto. La azarosa rutina lo llevó a reinventar su papel de ‘glotón’ y a poner punto final a esa riesgosa adicción.

Gracias a su disciplina consiguió bajar 40 kilos por medio de una dieta que combinaba permanentemente con el ciclismo.

 

La rigurosa dieta del Patrón

Así luce ahora el nuevo ciclista aficionado. Imagen: La FM

 

Lea también: Conoce las combinaciones adecuadas entre plato y piñón según el terreno

 

Actualmente, el actor luce una imagen renovada, se siente cómodo con su nueva figura y asegura que una de las cosas que más le gusta del ciclismo es el hecho de que es de los pocos deportes en el que obligatoriamente se tiene que comer algo mientras se pedalea.

Parra ya come de manera moderada, aunque expresa que en sus subidas a Patios o en sus rodadas de las mañanas lleva consigo uno que otro emparedado, algunas barritas nutritivas y una buena dosis de hidratación.

La bici, según él, es su nueva droga… la filosofía con la que ahuyentó el viejo fantasma de la adicción a la comida.

 

 

 

Aviso sobre derechos de autor y propiedad intelectual: las imágenes que acompañan el articulo no son propiedad de Mundo Bici. Cada una de las fotografías especifica el lugar del cual fueron tomadas. La imagen de cabezote fue tomada de estrending/ La información presentada en el articulo toma como referencia Los Informantes

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *